iadarve/ septiembre 5, 2018/ Literatura y cine/ 0 comments

 

  • Esta noche hay baile en el Granadillo… – insistió el buhonero
  • Pero ella no puede ir – dijo la madre, con cierta satisfacción-. Esta mañana se ha corrido en Níjar la primera amonestación.
  • ¡Ah!, vamos, que estás ya presa – dijo el vendedor.

(…)

La joven había enrojecido. Sentía una sensación de malestar. Le parecía que era verdad que con aquella amonestación lejana estaba presa.

 

La cárcel metafórica a la que se hace referencia en este fragmento de Puñal de Claveles (1931) es el matrimonio. Carmen de Burgos, la autora, vivió en sus propias carnes la dureza de la vida infeliz de la mujer casada sobre la que pesa esta condición como un encierro. En la novela, es Pura la que presiente el negro futuro que se cierne sobre ella en los días previos a su boda.

Pura no quiere ser una solterona, conoce el ridículo y la vergüenza que esa categoría conlleva. Pero la muchacha tampoco ansía su boda con Antonio, pues entiende que se le cierran las puertas a conocer otros lugares y otros modos de vida. Con la renuncia a sus aspiraciones hay una pérdida y aparece también un vencedor: su futuro esposo.

 

Había mirado muchas veces desde el fondo de la hondonada en que vivía hacia los cerretes que, bajos y todo, le limitaban el horizonte, dejando el lugar como en el fondo de un pozo. Y, mirando hacia allá, había soñado en cómo se divertían las mujeres de las ciudades.

(…)

Le pareció que los ojos de Antonio la miraban con expresión distinta, con algo de amo, de vencedor, como si la valuase y tomase posesión de su cuerpo. Experimentaba algo doloroso, algo de vergüenza.

 

En este contexto de incertidumbre y malestar ante el casamiento, Pura descubre el amor que José, amigo de su prometido, siente por ella. Ese amor es el fuego y la pasión que contagiará a la protagonista en forma de revelación salvadora a la que se agarra con fuerza para escapar del destino que se había creado para ella. La noche antes de la boda, Pura y José escapan en una huida que sólo puede entenderse como búsqueda de libertad.

 

El Cortijo del Fraile

La novela Puñal de Claveles está inspirada en los hechos reales acontecidos en el Cortijo del Fraile en 1928 en Rodalquilar (Almería) y difundidos posteriormente por la prensa. Los sucesos del Cortijo del Fraile terminaron con el asesinato del amante y con la chica herida a manos del hermano del que iba a ser el novio de la boda que no llegó a celebrarse.

El final dramático, que no recoge la autora de Puñal de Claveles, sí se mantiene en la obra Bodas de Sangre de Federico García Lorca, basada en los mismos acontecimientos que la novela corta de Carmen de Burgos. Cabe señalar que Puñal de Claveles vio la luz dos años antes que Bodas de Sangre, aunque esta última goza de mayor renombre y popularidad. Es incluso posible que Lorca se inspirara en la novela de la autora almeriense para escribir su obra de teatro, como señala Concepción Núñez Rey en la edición de Puñal de Claveles de la Biblioteca Virtual de Andalucía.

Núñez Rey es una de las personas que más ha investigado y publicado acerca de  Carmen de Burgos en España en los últimos años. Nos habla de Puñal de Claveles como una obra de cierre, en la que la autora refleja su mensaje definitivo:

El valor simbólico del final feliz con que Carmen cierra o deja abierto su relato. Es un momento de vida intensa, en estado puro; se ha destruido el antes y se desconoce por completo el después, en el que sólo reina la esperanza. La pareja triunfa y corre veloz hacia un destino elegido libremente, desnudos ambos de historia.

Share this Post

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*